Friday, January 17, 2020

Revisiting COP 25, one month later

Climate disconnect: Protestors at COP 25 demand more from climate negotiators  (Credit: James Dacey)

It’s only been a month since the close of the UN climate summit in Madrid (COP 25) though with Christmas in between it now feels like a lifetime ago. In the meantime, the UK and Spain have sworn in new governments, Trump faces an impeachment trial, international relations with Iran have strained to breaking point, and the world has watched in helpless disbelief as wildfires wreak havoc in Australia.

But the Christmas period also gave me chance to reflect on my first experience of attending a COP event. I’m a UK science journalist recently arrived in Madrid, so I was fortunate enough to live just a metro ride away from the IFEMA conference centre. In this article I’ll revisit my coverage from the summit and share links to the original stories.

Having been to plenty of science conferences, I’m used to events primarily attended by researchers. So it was refreshing to see scientists, politicians and activists all in the same space discussing the same challenges. On the other hand, there was a bewildering contrast between what was said in public meetings and what was actually decided behind closed doors (spoiler alert: not a lot).

Lack of progress on key aim


Things began positively as UN secretary general António Guterres urged world governments to adopt a transformational approach to tackling the climate emergency. At that stage, Guterres and COP 25 president Carolina Schmidt were confident that good progress would be made on the deadline surrounding article 6 of the Paris agreement – concerning rules for global carbon markets.

Clearly, negotiators failed on that key goal. In a statement issued on 19th December, the Executive Secretary of UN Climate Change, Patricia Espinosa, explained the outcome. “Developed countries have yet to fully address the calls from developing countries for enhanced support in finance, technology and capacity building, without which they cannot green their economies and build adequate resilience to climate change,” she said. “High-emitting countries did not send a clear enough signal that they are ready to improve their climate strategies and ramp up ambition through the Nationally Determined Contributions they will submit next year.”

Those two issues of social justice and the need for a faster transition to low carbon societies were at the heart of climate action demands at COP 25. Away from the event itself, the protests culminated in the climate demonstration in central Madrid on 6th December, which organisers say attracted around 500 000 people. Among those demanding action were members of indigenous communities demanding for their voices to be heard and their homes to be respected.


Predictably, much of the media coverage focussed on the arrival of the teenage activist Greta Thunberg. Having worked as a journalist now for a decade, I’ve never experienced anything like the scramble to get into Thunberg’s first press conference at COP 25. Journalists were jostling to get into the press room to get a look at this global phenomenon, who two days later would be named Time magazine’s person of the year.

Thunberg and Gore among varied voices


As it turned out, Thunberg and co-host the German activist Luisa Neubauer used the platform to give a voice to speakers from indigenous communities in North America, South America and Africa. I covered the event and recorded a short video  of a member of the Wind River Indian Reservation in Wyoming, US, giving a prayer for his people and the climate.

Among those calling for a faster transition to a global low carbon economy was former US vice-president Al Gore. In an 80-minute keynote speech, the Nobel Peace Prize winner lamented the failure of the international community to curb greenhouse-gas emissions despite scientific consensus on the impacts of climate change. Gore was positive, however, about the speed at which nations are investing in renewable energy at the expense of fossil fuels.

Handy appearance: Support by
Lorenzo Quinn (Credit: James Dacey)

Lots of the media coverage focussed on the drama of the political negotiations. And rightly so as binding international agreements will provide the platform for tackling the climate challenges. But there were other distinct voices at COP 25. Among them was the internationally-renowned Italian artist Lorenzo Quinn who spoke about his climate-inspired artwork, Support. IFEMA had a 3-m version of the original sculpture, which featured in the 2017 Venice Biennale where two giant hands emerged from the city’s Grand Canal to appearing to prop up the historic Ca’ Sagredo Hotel.

There were also scientists and technologists who detailed the climate problems and described potential solutions. Officials from the World Meteorological Organisation (WMO) revealed that 2019 was set to become the second hottest year on record (confirmed officially just this week). Meanwhile, representatives from Solar Cookers International (SCIs) were there to promote the benefits of preparing food by directly focussing sunlight onto cookware. The intended users are the nearly 3 billion people who currently cook over open fires, with consequences for their health and the planet – through black soot emissions and deforestation for fuel.

One of SCIs messages at COP 25 was that they always work with communities to use local materials and build knowledge capacity. And that was perhaps the key message I took from COP 25: climate solutions need to be appropriate for their setting and deeply integrated with other global challenges. Ultimately, this was not a conference about “dealing” with the climate in isolation. This is about social justice played out on an international stage. It’s about the way we choose to live our lives.

Saturday, November 30, 2019

La “Cortina de Cobre” es la nueva “Cortina de Hierro”

Después de asistir a la Conferencia de Cambio Climático de Naciones Unidas (COP24) en diciembre de 2018 me pareció muy importante escribir más sobre "el paisaje de carbono" en la UE y el tema de "transición justa". Este artículo se basa en el reportaje “Una ‘cortina de carbón’ es la nueva Cortina de Hierro”  para BlueLink, revista electrónica regional que informa sobre Europa Central y del Este. Fue reproducido en castellano por Gabriela GCO (@GabrielaenLima) de Global Voices. El artículo original en inglés se puede encontrar aquí.
Para que la Unión Europea se convierta en climáticamente neutral para 2050, necesitará un esfuerzo conjunto para descarbonizar su sector energético. Pero una “cortina de carbón” aún parece dividir Oeste de Este, casi a lo largo de las líneas de la antigua Cortina de Hierro, pues muchos países orientales muestran dudas u oposición para eliminar gradualmente el carbón.
Las Conferencias de Cambio Climático de Naciones Unidas (COP24) llevadas a cabo en Katowice, Polonia, en diciembre de 2018 destacó el tema con atención en derechos de los trabajadores de la industria del carbón. Representantes de la sociedad civil advirtieron que queda muy poco tiempo para empezar a mitigar el cambio climático y la contaminación ambiental.

Liderando la acción climática

Apenas días antes de COP24, la Unión Europea anunció su estrategia a largo plazo para ser la primera gran economía “climáticamente neutral” del mundo para 2050. Neutralidad climática significa que las emisiones de gases de efecto invernadero se equilibra, por ejemplo, con nuevas selvas o con tecnologías de captura de carbón que entierran el dióxido de carbono. Llegar a emisión cero globalmente es clave para mantener el calentamiento global por debajo de 1.5 °C para fines de este siglo, advirtió el Panel Intergubernamental en Cambio Climático (IPCC) en su último informe.

Protesta silenciosa en las conferencias de cambio climático en Katowice. Polonia. Foto de Annamária Lehoczky/BlueLink.info, usada con autorización.
Para cumplir con el Acuerdo Climático de Naciones Unidas adoptado en París tres años antes, Europa y los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OECD) deben estar libres de energía carbonífera para 2030, o antes, dependiendo del país, según Europa Más Allá del Carbón, alianza de grupos de la sociedad civil. También fue reconocido por los Gobiernos que han suscrito la Powering Past Coal Alliance, que une a diversos Gobiernos, empresas y organizaciones que se comprometen a eliminar gradualmente la energía de carbón. Países europeos como Reino Unido, Francia, Italia, Países Bajos, Portugal, Austria y los países escandinavos ya han firmado la declaración. Ningún país de la región de Europa Central y del Este la han suscrito.

División nuevo-antiguo

Mientras Europa Occidental reduce el uso de carbón, los países del antiguo bloque soviético se mueven en dirección opuesta. Los que más dependen más del carbón en la Unión Europea son Polonia, Bulgaria y la República Checa. El Ministerio de Energía polaco dice que Polonia –país donde cerca del 80 % de energía proviene del carbón– se opone a las reducción de emisión de la Unión Europea pues tendría efecto negativo en el sector eléctrico y la economía polaca en conjunto. Aunque las antiguas plantas de energía de carbón enfrentarían dificultades para cumplir con los requisitos de contaminación ambiental, cinco unidades están actualmente en construcción en Polonia.

Producción de electricidad de fuentes de carbón (porcentaje del total). Fuente: Banco Mundial.
Bulgaria –con 46 % de energía de carbón– todavia no tiene una estrategia climática y de energía a largo plazo y se opone a los objetivos de la Unión Europea en la cumbre de Naciones Unidas. En noviembre de 2018, centenares protestaron en Sofía contra los cortes en la industria carbonífera. Georgi Stefanov, jefe experto de clima y energía de WWF Bulgaria, cree que es momento de empezar a hablar de la modernización de la industria de la energía preparar la transición. Parece que actualmente “Bulgaria está peor que Estados Unidos u otros países que dependen del carbón porque nadie más dice que el carbón durará para siempre”, dijo Stefanov.
De la misma manera, hay significativas dificultades de control de contaminación para plantas energétricas antiguas en la República Checa, Rumania, Eslovaquia y Hungría, aunque algunos países reconocen la necesidad de una transición a fuentes de energía más limpias.
Mientras el sector minero rumano enfrenta significativas presiones económicas, su ministro de energía afirmó públicamente por primera vez que Rumania deberá empezar a considerar cambiar del carbón para 2040.
En 2017, Eslovaquia –con su relativamente limitada capacidad de plantas de energía de carbón– empezó a analizar el abandono gradual con 2023 como año programado, aunque no se ha traducido en una política nacional, dice Europa Más Allá del Carbón.
Hungría –donde el 19 % de la energía viene del carbón– también está evaluando cerrar las unidades generadas por lignito de la principal planta de energía emisora de dióxido de carbono del país para 2030. Es una paso sorpredentemente ambicioos pues el Grupo Visegrád –Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia– tienden a unirse en medidas de resistencia que harían que el carbón tuviera precios desleales. La decisión de Hungría está motivada por los precios en alza del carbón en la Unión Europea y el hecho de que la planta de energía de Mátra tiene conceptos para proyectos de bajo carbón, como explicó la subsecretaria de Estado para Cambio Climático, Barbara Botos.

Transición justa: ¿”justa” para quién?

La discusión para eliminar gradualmente el carbón es muy dura, sobre todo en países donde la generación de energía depende del carbón y en regiones donde una alto porcentaje de la población trabaja en las minas y plantas termoeléctricas –a menudo sin otras alternativas de empleo.
Para evitar una transición violenta como ocurrió en Europa Oriental en la década de 1990, el cambio del carbón debe estar bien preparado y facilitado de una “manera que no deje a nadie atrás”. Según un trabajo de Bankwatch Network, las prácticas de “Just Transition” integran planificación temprana, inclusividad, decisión clara, financiamiento adecuado, reaprendizaje de habilidades adecuadas y mejorar la calidad de vida. El proceso de transición debe incluir a todos los afectados en el diálogo y toma de decisiones, como trabajadores, autoridades locales, empresas, sociedad civil, sindicatos, entidades educativas y otros actores.

Protesta en las conferencias de cambio climático en Katowice. Polonia. Foto de Annamária Lehoczky/BlueLink.info, usada con autorización.
Asegurar la inclusividad fue una de las razones por las que se eligió Katowice, antiguo centro minero de Polonia, como sede de la cumbre del clima en 2018: “Se debe invitar a la conversación a los más afectados por el cambio”, dijo Michał Kurtyka, presidente de COP24. La presidencia polaca preparó una declaración política sobre “Solamente transición”, en la que promete no olvidar a los trabajadores de la industria carbonífera al construir una economía limpia. Sin embargo, surgen preguntas de la sociedad civil: ¿para quién es solamente? ¿Qué hay de quienes sufren de la contaminación ambiental de las plantas de energía de carbón? ¿Sirve solamente al retraso de la verdadera acción para mitigar el cambio climático?

Energía sucia, aire sucio

Según la Organización Mundial de la Salud, 33 de las 50 ciudades con el aire más contaminado en la Unión Europea están en Polonia, y sus habitantes se ven afectados por fuerte niebla tóxica. Analiza “solamente transición” en la realidad polaca, expuso Joanna Flisowska de la Red de Acción Climática de Europa, sostuvo que “es absolutamente crucial considerar solamente la transición desde el punto de vista de los trabajadores, pero también hay que considerarla desde la perspectiva de quienes han sufrido impactos en la salud por acción del carbón”.

Exposición de la población a partículas atmosféricas. Fuente: Agencia Ambiental Europea. Calidad de aire en Europa – informe de 2018.
La división entre las partes occidentales de Europa y el resto del continente también se puede ver en términos de calidad de aire, tuiteó Julian Popov, de la Fundación Climática Europea y exministro del ambiente de Bulgaria. Los datos de calidad del aire de la Agencia Ambiental Europea muestran que quienes viven en países de Europa Oriental y los Balcanes están expuestos a niveles más altos de partículas atmosféricas. Estas partículas microscópicas (llamadas PM10 y PM2.5) causan enfermedades respiratorias y cardiovasculares, y están vinculadas con muerte prematura. Su principal fuente son la incineración de carbón y de madera, hollín de combustón incompleta de motorres diésel o incineración de desechos.

Borislav Sandov, copresidente del partido Verdes Búlgaros. Foto: Annamária Lehoczky/BlueLink.info.
Reducir el uso de carbón no solamente es uno de los métodos más rentables de lograr la reducción de emisiones de gas invernadero –también brinda significativos beneficios en términos de calidad de aire, salud y seguridad energética. Ya existen propuestas para una estrategia de salida del carbón para la Unión Europea y planes de revitalización de antiguas regiones carboníferas.
“En Bulgaria, las principales regiones carboníferas están estratégicamente bien ubicadas desde la perspectiva de líneas de comercio internacionales. Están en corredores europeos, cerca de baños [termales] y grandes ciudades con buen potencial de diversificación económica, así que no están aisladas”, dijo Borislav Sandov, copresidente del partido Verdes Búlgaros.
“Hay muchas alternativas, económicas y sociales, para una transición que podría llevar a crecimiento económico y prosperidad para la población, en vez de perder empleos y migrar”, agregó Sandov.
Los representantes civiles que analizan “Solamente Transición” en la cumbre del clima estuvieron de acuerdo en que es cuestión buena gobernabilidad, educar e informar al pueblo.

Thursday, November 14, 2019

Madrid, epicentro para medir la huella hídrica

Éste logo es tomado de el artículo de WWF que refleja lo complejo de la denominada huella hídrica

Aprovechando el excelente artículo sobre "las diez ideas españolas para ahorrar agua frente al cambio climáticopublicado hoy por Javier Rico en el diario El País, vamos a concretar lo que es el primer paso de este proyecto vinculado a la evolución inteligente de la ciudad de Madrid. Un primer paso que es minimizar su propia huella hídrica para dar ejemplo de un aspecto muy importante en cualquier proyecto y así proponerlo como un parámetro de valor a tener en cuenta en cualquier actividad.


Siempre fue una gran desconocida a la hora de tenerla en cuenta, por ejemplo, a la hora de adquirir un inmueble, pero tiene enorme importancia a la hora de decidir cualquier asentamiento humano, condicionado por el acceso a los acuíferos mediante pozos o a los ríos. ¿Porqué se exige un certificado energético en viviendas en relación a su huella de carbono y no un certificado hídrico?

Esto empieza a cambiar. Ya en 2018 Vía Célere junto a la UAM crean el Observatorio de Sostenibilidad Ambiental de la Edificación Residencial cuyo primer proyecto es un estudio pionero que mide la huella hídrica de la construcción de promociones residenciales.

Revisiting COP 25, one month later